Eran incapaces de volar los pterosaurios debido a su peso: científico

Sato llegó a esta conclusión después de estudiar el vuelo de 28 aves de cinco especies diferentes en las islas Crozet, entre Madagascar y la Antártica.

Los pterosaurios, prehistóricos reptiles con alas, no podían volar, según un científico japonés que asegura que los animales con un peso superior a 40 kilos son incapaces de mantenerse en el aire.

La revista científica británica “New Scientist” explica hoy la hipótesis del profesor Katsfumi Sato, de la Universidad de Tokio, que echaría por tierra la creencia de que los pterosaurios, que podrían pesar 250 kilos, eran una suerte de dragones que surcaban los cielos hace 200 millones de años.

Sato llegó a esta conclusión después de estudiar el vuelo de 28 aves de cinco especies diferentes en las islas Crozet, entre Madagascar y la Antártica.

El científico puso pequeños acelerómetros -unos dispositivos que miden la aceleración y la fuerza de la gravedad- en las alas de esas aves, entre las que se encontraba el albatros errante, la especie más grande capaz de volar en la actualidad.

A diferencia de los pavos, cuyas cortas alas son buenas para un despegue rápido pero no para volar, este albatros -que pesa alrededor de 22 kilos- es capaz de volar largas distancias de forma dinámica gracias a que utiliza las corrientes de aire para no mover sus alas.

Cuando el viento amaina, o sopla a una velocidad constante, esas aves tienen que agitar sus alas o la resistencia del aire y la gravedad las haría caer.

Sato descubrió que cada especie voladora bate las alas a dos velocidades diferentes: rápidamente para despegar y despacio para mantenerse en el aire cuando no hay viento.

Según el científico japonés, la velocidad máxima a la que un animal puede batir sus alas está limitada por la fuerza de sus músculos y decrece en las especies más pesadas de largas alas.

Por ello, Sato asegura que los animales más pesados de 40 kilos serían incapaces de batir las alas lo suficientemente rápido como para permanecer en el aire.

Un ave cercana a los 40 kilos, explica, no tendría suficiente margen de seguridad para volar con mal tiempo.

Esta hipótesis no ha gustado a los paleobiólogos que intentan reconstruir el vuelo de los pterosaurios porque creen que eran voladores dinámicos.

Sin embargo, por su envergadura, de más de 15 metros, podrían haber pesado más de 250 kilos, algo que los sitúa fuera del límite establecido por Sato.

En respuesta a esto, el científico del Johns Hopkins Medical School de Baltimore (EU) Mike Habib indica que, a pesar de que ese umbral resulta “problemático”, en el caso de los pterosaurios hay que tener en cuenta las características anatómicas, fisiológicas y el medio ambiente en el que vivían estos reptiles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: